Bienvenidos


La REAP es una asociación científica sin ánimo de lucro, legalmente reconocida, 
que agrupa de forma voluntaria a todos aquellos profesionales que trabajan en el 
campo de la Atención Primaria, con el fin primordial de promover y desarrollar la
 investigación y la formación. Actualmente agrupa a médicos, farmacéuticos, 
personal de enfermería...

Enlace a la web de la REAP:  
www.reap.es 


En este blog no sólo deseamos poner a disposición del lector toda la información
básica de La Red y la relativa a las actividades que la REAP lleva a cabo, sino que
 recogemos publicaciones de otras páginas, boletines informativos y noticias oficiales 
relevantes en el área de la Atención Primaria, de forma que quien acceda al blog pueda
disponer de una amplia oferta de entradas que se adecuen lo máximo posible a sus 
necesidades e intereses.

Os invitamos a ser parte activa de este blog comentando todas las entradas y la 
información que  ponemos a vuestra disposición (noticias, documentos, publicaciones...),
 opinando en los diferentes  temas de debate o discutiendo los casos prácticos, pues sólo
 de esta forma este blog puede llegar a  ser un centro común de ideas y noticias en el 
entorno de la Atención Primaria.


Acerca de la Tasa de mortalidad española. Posibles factores de influencia. Actualización junio 20.


Acerca de la Tasa de mortalidad española. Posibles factores de influencia. Actualización junio 20.
Eduardo Satué de Velasco

España, a principios de junio, después de liderar la lista de casos en Europa y el segundo del mundo, por detrás de EEUU, ha cedido el liderato, por escaso margen al Reino Unido y se ha descolgado al quinto puesto mundial pero con una cuestión fundamental: hemos entrado en asíntota, o como se suele decir, la curva se ha aplanado.


Los datos de los países más expuestos a 2 de junio registrados se pueden comprobar en la siguiente tabla:































Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Pandemia_de_enfermedad_por_coronavirus_de_2019-2020


A su vez, si correlacionamos la tasa de mortalidad de los países europeos con la esperanza de vida y la inversión pública en sanidad obtenemos la siguiente tabla:

  

País                      Tasa mortalidad              Esperanza                  Gasto publico
                         (x 1.000.000 hab)                 de vida            en salud per capita (€)
                            8/04            7/05       2/06

España                 313             547         574               83                                1617
Italia                     294            494         557               83                                1900
Alemania              28              87           103               81                               3879
Francia                 167            397         443               83                               3278
Reino Unido         106           448         574               81                               2721
Turquía                   10            43           55                 79                                 261
Bélgica                  195           723         823               81                               3168
Suiza                      104          209         223               83                               5464
Holanda                129            299         343               81                               3675
Austria                    30           68             75               81                               3379
Portugal                 37            105          137              81                               1185
Suecia                    67            285         426               82                               4273
Grecia                      8            13            16                81                                  813

Respecto al anterior post, la primera posición en tasa de mortalidad la ocupa Belgica en solitario, España y RU empatan en el segundo lugar, seguidos por Italia. La mayor parte del resto de países de la comparativa ha experimentado un aumento notable de su tasa de mortalidad, que doblan o triplican su tasa anterior, como son los casos de Alemania o Portugal que “parecían inmunes” pero aun así, muy lejos de los puestos de cabeza. Siguen destacando los mínimos de Grecia y Turquía.

Seguimos analizando los factores que influyen en la mortalidad con el patrón de la anterior entrega

* Cuestiones formales

a) La mortalidad está infradetectada en el resto de países. En la práctica podemos afirmar que en todos los países está infradetectada la mortalidad, excepto probablemente en Bélgica, que destaca por ser el país con mayor mortalidad “aparente” pero que descenderá en la clasificación cuando las tablas de los demás países  se ajusten mejor a la realidad. En el caso de España, en base a la diferencia de mortalidad del registro civil entre  marzo y mayo 2019-2020 se calcula un desfase que ronda los 16.000 fallecidos (descontados los ya atribuidos a coronavirus) por lo que, suponiendo que toda la diferencia la vinculáramos a coronavirus (lo cual no es probable pero todavía no sabemos cuántos podemos atribuir) estaríamos en 43.000 fallecidos que arrojaría una tasa máxima de 895 fallecidos por millón de habitantes, de nuevo a la cabeza de la lista y por encima de Bélgica.

b) Momento temprano “Aún no les ha llegado la ola”. En la anterior entrega comentábamos que probablemente fuera así en EEUU, Alemania, Holanda y GB que tenían una curva muy pronunciada. Efectivamente, la ola ha llegado en general a la mayoría de los países, pero sin alcanzar las cifras españolas, excepto los casos de Brasil y Rusia, destacando el caso brasileño que empezando con una serie de medidas de distanciamiento social, estas se han ido diluyendo por mala gobernanza en lo que se configura como la tormenta perfecta para la epidemia. Sin embargo, el problema de hablar de olas es que incita a pensar en algo que pasa y se va y tal como veremos después, nos podemos encontrar con un conjunto de olas que permanezcan largo tiempo con nosotros.

* Cuestiones de fondo

a) Edad: tal como veíamos, la edad por sí sola no alcanzaba a explicar el diferencial entre España y el resto de países europeos. Sin embargo, sí que es un factor determinante a la hora de compararnos con países con esperanza de vida menores ya que la letalidad del COVID en mayores de 80 años se sitúa por encima del 20%. Evitar el contagio a la población de esta edad antes de que aparezca la vacuna es esencial para limitar la mortalidad total.

b) Clima: Una de las posibilidades es que el COVID-19 sea sensible al calor y que se desarrolle más difícilmente en climas cálidos. Sin embargo, la experiencia brasileña muestra que este factor es menos decisivo de lo que nos gustaría. Una hipótesis es que el calor húmedo sea menos perjudicial al virus y el calor seco más virucida, lo que beneficiaría a España y a los países mediterráneos, y que podremos verificar este verano.

c) Patológicos: hay muchas preguntas encima de la mesa que aún tardaremos en contestar. Las más relevantes pueden ser:
            + Carga viral:
-        ¿Una persona inmunizada pude volver a pasar la enfermedad?.
-        ¿Hasta cuándo es infectiva una persona inmunizada? ¿existen reservorios del virus que pueden reactivarse? Si es así ¿hasta cuándo?
-        ¿Existen poblaciones más susceptibles al virus que otras?
-        ¿Qué pasa con los niños? La mayoría no lo padecen o son asintomáticos pero otros grupo parece tener susceptibilidad ¿qué factores intervienen?
Estas preguntas siguen sin respuesta y habrá que esperar varios meses aún al menos para tener respuestas sólidas.

d) Sistema sanitario. El sistema sanitario está llegando al límite de su capacidad. La clave está en evitar la saturación del sistema pero ¿hasta cuándo puede seguir el sistema aguantando esta presión?¿cómo va a cambiar, adaptarse a una época post-covid? Las claves están principalmente en la Atención Primaria, antes que en la Hospitalaria y las UCI’s ya que estas se están vaciando pero el trabajo sigue en Primaria  que es y será el eje de control y contención de esta pandemia y de cualquier otra que pueda venir.

e) Finalmente queda como variable principal o factor decisivo las Medidas de contención. En el anterior post poníamos como referentes los casos de acción temprana en Corea del Sur, Grecia y Portugal y de acción tardía en EEUU, RU y Holanda.

+ Países de acción temprana: son muy llamativos ya que tienen pocos casos de contagios y una tasa muy baja de mortalidad comparada con los países del entorno donde se encuentran.

o   Corea del Sur: Con una tasa de mortalidad actual de 5/M es asombroso como ha capeado la epidemia a pesar de ser de los primeros países afectados. Pese a que su estrategia de desconfinamiento está teniendo altibajos sigue siendo el referente mundial en cuanto a prevención

o   Grecia y Portugal son casos llamativos por compartir modelo social con España e Italia y disponer de estructuras más castigadas por la crisis de 2008 pero con una tasa de contagios y mortalidad muy baja. Estos dos países iniciaron el confinamiento total mucho más rápido que el resto de países y dado que no hay otras diferencias sustanciales, ese es el principal factor a valorar. Portugal ha triplicado su tasa de mortalidad desde el inicio pero sigue siendo la cuarta parte que la española y salvo catástrofe, no parece que vaya a subir mucho más. Por su parte Grecia apenas ha experimentado variación en su tasa que se sitúa de las más bajas de Europa.

+ Países de acción tardía: Por el contrario, tenemos a países que han tardado en asumir las medidas como son EEUU, RU y Holanda. Los dos primeros  tal como apuntábamos en el anterior post se han puesto a la cabeza de las listas de casos y de nuevo cabe atribuirlo a la lentitud en adoptar medidas preventivas. Aún así, aunque EEUU (323) tiene más casos totales todavía tiene una tasa de mortalidad muy inferior a la española (574). Por su parte, Holanda, no ha experimentado ese crecimiento manteniéndose en la media europea. El que parece estar pagando cara su estrategia de semiconfinamiento es Suecia (426), que ha incrementado su tasa de mortalidad de forma considerable con respecto a su situación inicial y en lo que parece un fracaso de esta estrategia frente al confinamiento estricto.

+ Otro dato muy significativo es la diversidad de la tasa de mortalidad dentro de España que ya adelantábamos en su día y se mantiene, desde los 70 casos por M hab de Canarias, 162 de Andalucía o 225 de Galicia a los 790 de Cataluña, 1225 de Madrid o 1076 de Castilla La Mancha. Ningún factor ligado a edad, clima, inversión en salud puede explicar estas diferencias tan sustanciales. Por ello, las medidas de contención siguen siendo el factor más plausible a la hora de considerar la diferencia de evolución.

El factor añadido a considerar en esta actualización es la desescalada. Las medidas de confinamiento radicales, como las que han adoptado la mayoría de los países europeos se han demostrado decisivas para contener el virus. En estos momentos apenas hay casos nuevos y la tasa de mortalidad es prácticamente plana. De cómo se haga el desconfinamiento y de la responsabilidad de los ciudadanos va a depender que la epidemia no se reactive de nuevo.

En un par de meses volveremos a analizar los datos. Por lo visto hasta ahora, podemos decir que aquellos países más rápidos en tomar medidas son los que menos han padecido la epidemia mientras lo que los más tardíos o los que más confusión o manga ancha han tenido a la hora de adoptarlas han sufrido más. En este sentido, España fue muy lenta a la hora de tomar medidas preventivas pero una vez tomadas estas se han mostrado contundentes. La previsión es que el calor del verano ayude a contener el COVID-19 pero la incertidumbre recae en el otoño e invierno. Sin una vacuna que mitigue el peligro, un rebrote pondría en peligro sobre todo a los mayores de 70 años, más de 6 millones de ciudadanos. Por ello, todos debemos exigirnos responsabilidad, so pena de pagarlo muy caro nuestros mayores.